Ascensores para hospitales: ¿En qué se diferencian del resto?


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
Ascensores para hospitales: ¿En qué se diferencian del resto?

Los ascensores para hospitales se vuelven un elemento indispensable que ayuda a gestionar mejor cualquier tipo de traslado. La movilidad debe hacerse de forma rápida y eficaz cuando hablamos de la salud de las personas. Y es que la instalación de ascensores de emergencia en edificios públicos como los hospitales es obligatoria según el Código Técnico de Edificación. ¿Quieres saber qué características hacen especiales a este tipo de ascensores? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo son los ascensores para hospitales?

Los ascensores de emergencia de uso hospitalario son unos elevadores que, aunque tienen una función similar al resto tienen algunas peculiaridades que los diferencian. Todos estos ascensores se usan las 24 horas, a lo que sumamos que en algunos horarios determinados la frecuencia de uso aumenta debido a situaciones de emergencia o asistencia.

Son ascensores utilizados tanto por visitantes, pacientes como también por el personal sanitario. Todo esto se tiene en cuenta a la hora de realizar su diseño, fabricación e instalación. Se diseñan para ofrecer un transporte de gran eficacia, seguridad y confort, pero deben gestionarse adecuadamente, así como contar con un buen mantenimiento para evitar cualquier tipo de incidente que los deje parados.

Exceptuando los ascensores auxiliares, en los hospitales por lo general se instalan los denominados montacamas o montacamillas, que son los que cumplen con los requisitos necesarios para transportar pacientes.

Características de los ascensores de emergencia en hospitales

La normativa establece una serie de características que deben tener los ascensores de los hospitales:

  • En función del edificio y el número de ocupantes: se establecerán sus medidas, así como también el número necesario de ascensores de emergencia. De media se establece, un ascensor accesible por cada mil ocupantes.
  • Las dimensiones de la planta de la cabina: han de ser de 1,20 metros por 2,10 metros como mínimo.
  • Carga que deben soportar: como carga mínima deben transportar 1.050 kilos.
  • Velocidad a la que han de realizar su recorrido: la velocidad ha de ser tal que permita realizar su recorrido en menos de 60 segundos.
  • En caso de fallo eléctrico: el ascensor debe seguir funcionando desde una fuente propia de energía con un mínimo de 1h de abastecimiento.

Qué tener en cuenta en el diseño de los ascensores para hospitales

Accesibilidad

Los ascensores para hospitales tienen que garantizar que puedan acceder a ellos cualquier persona. Este tipo de ascensores tienen que estar diseñados de tal forma que permitan, sin ningún tipo de obstáculo, la entrada y salida de las camillas con rapidez. Por tanto, es importante que el tamaño de la cabina, la forma en que se abren las puertas, y que la nivelación de la planta sea la adecuada. Además, el propio ascensor deberá contar con sistemas que detecten personas y cualquier otro tipo de obstáculo.

Seguridad

Este tipo de ascensores deben seguir las mismas medidas de seguridad que cualquier otro ascensor convencional, pues es requisito obligatorio que cumplan con la normativa. Como elementos de seguridad pertinentes, los ascensores para hospitales tendrán que contar con: un teléfono para comunicarse con el servicio de emergencia de la empresa de mantenimiento (24h), botones de alarma, luces de emergencia, así como también protección contra incendios y normas de seguridad en caso de evacuación.

Para garantizar la seguridad será necesario a su vez un mantenimiento periódico realizado por parte de una empresa de mantenimiento de ascensores. Este mantenimiento debe estar adecuado a las necesidades concretas de uso y las circunstancias del edificio. No pasar las revisiones resultaría peligroso y además podría incurrir en multas por parte de la administración.

Comodidad

A los usuarios de este tipo de ascensores, hay que darles garantías de un buen confort. Es indispensable por tanto, que el ascensor sea poco ruidoso y que el cambio entre plantas se produzca de forma suave, así como también evitar cualquier movimiento brusco en el arranque o frenado del elevador.

Higiene

Todos estaremos de acuerdo en lo importante que es la higiene, máxime en los hospitales. Los ascensores que se encuentran en estos centros deben estar sometidos a un mantenimiento, limpieza y desinfección adecuado, establecido según las exigencias registradas en la guía de cada centro hospitalario.

Entre estas exigencias podemos citar el uso de materiales antibacterianos en la cabina, impermeabilización del foso del ascensor para evitar humedades, incorporación de sistemas de ventilación, etc.

Rapidez

Son unos ascensores que, debido al tráfico de personas, deben ser rápidos y estar disponibles en todo momento, pues en ellos se transportan pacientes o enfermos en camillas o en sillas de ruedas, que requieren de una atención inmediata. Además, hay que prestar atención a las horas punta de máximo movimiento de personal, como los horarios de visita o cambios de turno.

A su vez, es importante que el personal sanitario pueda desplazarse a tiempo, evitando cualquier tipo de espera entre planta y planta. Y para ello los ascensores deben incorporar maniobras electrónicas que prioricen los trayectos urgentes.

En Eninter somos especialistas en mantener todo tipo de ascensores de edificios públicos, incluidos los ascensores de los hospitales. Además, realizamos instalaciones de montacamillas para todo tipo de centros: ambulatorios, clínicas y geriátricos. Si necesitas asesoramiento, ponte en contacto con nosotros.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *