Mantenimiento del parking comunitario, ¿pago si no tengo plaza?


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
Mantenimiento del parking comunitario, ¿pago si no tengo plaza?

Pagar el mantenimiento del parking comunitario sin tener plaza es una cuestión que se plantea en numerosas comunidades de vecinos y que tiene una respuesta sencilla que conviene conocer para evitar más de una discusión. ¡Hoy abordamos este tema en nuestro blog!

El garaje de un edificio forma parte del mismo, por lo que, en principio, todos los vecinos deben colaborar en su cuidado y mantenimiento según la parte proporcional que les corresponda, que dependerá del tamaño de cada vivienda. Lógicamente, pagará más quien tenga una plaza de aparcamiento, pero no por el hecho de tenerla (frente a otro que no disponga de ella) sino porque tiene más metros cuadrados que el vecino que no la posee. Podría darse el caso, por ejemplo, que alguien que tuviese un piso muy pequeño y una plaza de garaje pagase menos comunidad que otra persona que, sin plaza, tuviese un piso más grande.

Si el parking figura incluido en la comunidad, todos los vecinos deberán encargarse económicamente de su mantenimiento, teniendo en cuenta los metros cuadrados que tengan en propiedad.

Hay que matizar que esta norma general no se aplica si el parking tiene su propia comunidad, independiente de la comunidad de propietarios de viviendas. En este caso, el garaje funciona como una unidad distinta y su mantenimiento corresponde a los miembros de esa comunidad creada en exclusiva para tratar los temas que puedan afectarle.

Por qué es tan importante el mantenimiento del parking comunitario

pagar el mantenimiento del parking

Si el garaje no tiene comunidad propia y está incluido en la general, que abarcaría todos los elementos del edificio: viviendas, escaleras y rellanos, fachada, zonas comunes como pudiera ser una piscina… todos los vecinos han de colaborar en su mantenimiento. En el caso del parking, también, aunque no tengas plaza. La situación sería comparable a la de un vecino que viviese en un bajo y que no utiliza el ascensor. Aun así, estaría obligado a colaborar en su mantenimiento.

Es importante tener en cuenta que el garaje incluye una serie de elementos de cuidado y protección que afectan (y benefician) a todos los vecinos. Un ejemplo claro son las puertas del parking, que suponen un acceso más a un edificio que es de todos.

Es aconsejable que la comunidad contrate los servicios de una empresa especializada en el mantenimiento de puertas de garaje. En primer lugar, para poder garantizar la seguridad, evitando cualquier tipo de accidente que pudiera acabar en una demanda en la que se verían implicados todos los vecinos. Si, por ejemplo, la puerta provocase un siniestro de cualquier tipo, la comunidad sería responsable.

Por otra parte, el mantenimiento también es importante porque un defecto derivado de la falta de revisiones de los elementos de seguridad del garaje podría justificar la negativa del seguro del edificio a responsabilizarse de posibles desperfectos o accidentes.

Pagar el mantenimiento del parking

En resumen, si el garaje no tiene una comunidad propia e independiente de la que constituyen las viviendas y otros espacios comunes, todos los vecinos han de asumir sus costes de mantenimiento, teniendo en cuenta que su buen estado y su óptimo nivel de seguridad son dos aspectos que benefician a todos.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *