¿Por qué instalar un montaplatos en tu negocio?


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
¿Por qué instalar un montaplatos en tu negocio?

Los montaplatos son una solución práctica e ideal para muchos restaurantes, bares, hoteles, oficinas, comercios e incluso viviendas. Y es que, mover mercancías, platos de cocina, o pequeñas cargas con agilidad y rapidez entre diferentes plantas es posible gracias a estos dispositivos de elevación. Pero ¿conoces todas sus características y ventajas? Desde Eninter te contamos todo lo que necesitas saber sobre los montaplatos, también llamados, minicargas.

Los montaplatos, útiles para diferentes negocios

Los montaplatos o minicargas se utilizan para el transporte vertical de pequeñas cargas en el ámbito de la industria y el sector de los servicios. Se trata de un elevador que cumple con el Real Decreto 1644/2008 (Directiva de máquinas 2006/42/CE), con marcado CE, por lo que sigue las estrictas normas de seguridad europeas y es garantía de calidad.

La mayoría se instalan en restauración y hostelería para transportar los platos de la comida de la planta superior hacia la inferior, y facilitar así el trabajo a los empleados y agilizar los tiempos de espera de los comensales. Sin embargo, cada vez más podemos verlos empleados en otros sectores dado lo útiles y eficientes que resultan.

Los vemos a su vez en hospitales, siendo indispensables para transportar instrumental médico y atender de forma rápida y óptima a todos los pacientes. También, en oficinas y librerías para transportar documentos y libros. E incluso, en viviendas unifamiliares, puesto que en muchos casos el comedor y la cocina no están en la misma planta y así se mejora el desplazamiento de los platos y alimentos.

Tipos de montaplatos que hay

Los hay de dos tipos según su sistema de funcionamiento:

Montaplatos hidráulicos

En su interior disponen de un motor eléctrico y una bomba. El empuje que acciona el movimiento del montaplatos se produce por un fluido hidráulico saliente de la bomba que acciona un cilindro conectado directamente con la cabina, que hace que ésta sea empujada hacia arriba. A la hora de bajar se activa una válvula que hace que el líquido hidráulico vuelva a su lugar de origen, y la cabina se deslice hacia abajo sin hacer uso del motor y sin consumir tampoco energía.

Montaplatos eléctricos

Accionan el movimiento de la cabina a través de un motor eléctrico que está unido al sistema mediante unas poleas de tracción con contrapeso. Su funcionamiento se da por adherencia, y el motor se controla gracias a un variador de frecuencia que hace que el arranque y las paradas se hagan de forma suave y progresiva.

Características principales

Estas son algunas de sus características:

  • Capacidad: soportan cargas de entre 50 kg hasta 100 kg.
  • Funcionamiento: ambos tipos de montaplatos son poco ruidosos y realizan el arranque y las paradas de forma progresiva.
  • Dimensiones: aunque sus dimensiones son reducidas y la mayoría tienen una altura de aproximadamente 80 cm a 1 metro, se fabrican a medida teniendo en cuenta el espacio y lugar de la instalación.
  • Bajo consumo: el consumo de los montaplatos eléctricos (entre 0.37 kW y 0.55 Kw) es menor respecto a los hidráulicos (0.75 kW y 1.10Kw).  Aunque este consumo variará dependiendo de la capacidad de carga y el modelo instalado.
  • Materiales: acabados en acero inoxidable y chapa pintada, lo cual los hace ideales para transportar alimentos y fáciles de limpiar.
  • Puertas: pueden ser de guillotina deslizante vertical o batientes. Y la cabina puede ser de una, dos y hasta tres entradas y salidas para facilitar el acceso.
  • Bandejas: completamente fijas o extraíbles. Con una, dos o tres bandejas para repartir mejor los utensilios.
  • Recorrido: los montaplatos hidráulicos tienen un recorrido de 8 metros y llegan a un máximo de 16 metros, mientras que los eléctricos tienen un recorrido mayor llegando hasta los 35 metros.
  • Velocidad: en los montaplatos eléctricos es ligeramente superior que en los hidráulicos, pero en general, ambos cuentan con velocidades similares.
  • Medidas de seguridad: incluyen sistema de paracaídas en caso de corte de suministro eléctrico o rotura de cables, además de cerramiento completo en todo el recorrido. A su vez, las puertas pueden ser resistentes al fuego según norma EN 81-58.
  • Instalación: los hidráulicos se pueden instalar en cualquier planta, y ubicar la maquinaria en una estancia aparte no muy alejada del montaplatos. Mientras que, en los eléctricos la maquinaria se sitúa en el mismo hueco del montaplatos. Su instalación es fácil y rápida, y en la mayoría de los casos apenas requiere de obra civil, ni tampoco de una gran inversión.

Ventajas de instalar los minicargas en mi negocio

Ya sea que vayamos a instalar un montaplatos eléctrico o hidráulico debemos saber que ambos sistemas de transporte siguen unos estándares de calidad y tienen una gran durabilidad. Por lo que pueden llegar a ser muy útiles, casi tan útiles como imprescindible en gran parte de los negocios de hostelería, restauración y otros sectores. Sobre todo, porque nos ayudan a ahorrar tiempo y facilitan el desplazamiento de mercancías.

Y es que instalar un montaplatos en tu negocio supone todo ventajas, y además desde Eninter los personalizamos en base a tus necesidades, dimensiones de la instalación, carga y recorrido. Contáctanos ahora y solicita presupuesto y más información sin compromiso.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *