Tecnología Gearless: ¿Qué es y en qué consiste?


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
Tecnología Gearless: ¿Qué es y en qué consiste?

Nos puede parecer que los ascensores o elevadores son algo moderno, pero lo cierto es que llevan muchos años entre nosotros. En Estados Unidos, más concretamente en Nueva York, en 1857, se produjo la primera instalación en la avenida Broadway del primer ascensor para pasajeros que se utilizó para dar servicio en unos grandes almacenes.

Funcionaba mediante un motor a vapor que, pese a funcionar de manera distinta a los actuales ascensores, tenía la misma función: transportar de forma vertical a personas u objetos entre los diferentes niveles de las estructuras, facilitando los quehaceres cotidianos. Con el paso de los años, los diseños y las prestaciones de los ascensores han ido mejorando de forma progresiva.

Fundamentos de la tecnología Gearless

Los avances a la hora de buscar la eficiencia energética han hecho que la tecnología Gearless sea una respuesta de lo más avanzada y eficaz en el sector. Esto no quiere decir que anteriormente no existiera o no se haya buscado consumir menos energía, también se ha buscado reducir el consumo en la iluminación de las cabinas.

La tecnología Gearless (sin engranaje) utiliza un motor síncrono dotado de imanes permanentes que carecen de reductor, lo que ayuda a que haya menos puntos con fricciones y logra un notable ahorro de energía. Estos motores, a parte de tener unas dimensiones más reducidas, aumentan la eficiencia de los ascensores el doble que los motores con reducción.

Como resultado de aplicarla, se elimina la creación de cuarto de máquinas y se aprovecha más el espacio en los edificios, algo que viene fenomenal a arquitectos y clientes, pues existen muchas construcciones antiguas que no tienen espacio para la sala de máquinas, o simplemente necesitan destinar ese espacio a otro uso diferente.

La utilización de este sistema a nivel práctico ya no se limita sólo a los ascensores de altas prestación con grandes recorridos y altas velocidades, sino que ha hecho que se pueda utilizar en los bloques de viviendas particulares y se haya extendido su uso a nivel industrial o civil.

Si a todo esto le sumamos la disminución de consumo para una misma velocidad en instalaciones convencionales, una notable disminución del ruido, y que tanto el arranque como la parada se hacen de forma más progresiva, tenemos una solución que explica su gran éxito en el sector.

Ventajas de la tecnología Gearless si la comparamos con el resto de los sistemas convencionales

Como vas a ver, son muchas y de lo más variadas:

Ganancia en seguridad y comodidad

Al tratarse de una máquina sin reductor que incorpora un variador de frecuencia para facilitar su control, disminuye los rozamientos, lo que mejora la nivelación en la cabina y por supuesto su confort. Además, gracias al sistema que utiliza a la hora de frenar, y que actúa directamente sobre el eje, su funcionamiento también es más seguro, ya que evita cualquier movimiento brusco al llegar a la planta de destino.

Mayor ahorro energético y más durabilidad

En estos tiempos en los que se valora tanto el consumo de energía, la tecnología Gearless llega a consumir la mitad que un ascensor con sistema convencional, por lo que podemos tener un gran ahorro en nuestra factura eléctrica. El buen comportamiento energético de esta tecnología se da gracias a los materiales magnéticos de alta eficiencia que utiliza con mínima disipación de potencia. Además, otra de sus ventajas es que dura también más años, pues al reducirse la fricción se produce menos desgaste en sus elementos.

Menor sonoridad

La tecnología Gearless produce menos ruido y vibración, puesto que el motor funciona a bajas velocidades de giro, es decir, está menos revolucionado. Y su sistema de frenado de tipo disco es también muy silencioso si lo comparamos con la emisión sonora que produce una máquina convencional.

Sensible con el medio ambiente

La tecnología Gearless destaca también por su respeto por el entorno y la naturaleza. Los motores de imanes permanente necesitan un menor número de materiales en su fabricación y además no utilizan aceites lubricantes que contaminan, algo realmente positivo y que esperemos se extienda en toda la industria del sector y en general.

Un avance tecnológico de gigante en el sector

Vivimos una época de grandes cambios en el terreno de las tecnologías de ascensores, algo en lo que merece la pena profundizar, puesto que como hemos podido ver, las ventajas son importantes.

Los ascensores eléctricos sin reductor (los conocidos como la tecnología Gearless) operan a velocidades superiores a los 2.54 metros por segundo y han colaborado en la construcción de algunos de los rascacielos más altos del mundo, como las famosas Torres Petronas de Malasia.

Así pues, estamos ante un sistema de gran seguridad para los usuarios y ascensoristas, al tener menos componentes y tener unos trabajos de mantenimiento más seguros. Por tanto, si quieres montar un motor o cuentas ya con uno convencional, opta por uno Gearless, como el que incorpora el modelo Ecolift que tenemos en Eninter. Contáctanos para asesorarte.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *