Logo Eninter
Mantenimiento Productos y servicios Talento Conoce Eninter Ofertas
Contactar con Eninter

Un trozo de mi vida


P1
Dámaso Martinez: Fundador Eninter

Dámaso Martinez: fundador de Eninter

Nací en 1949 en un pueblo de 700 habitantes en la provincia de Cuenca en una familia clase media de la época, si se podía decir así. Éramos 4 hermanos. Tras la Guerra Civil en la que participó mi padre, un día me dice si querría irme a Barcelona con él que le han dicho que hay mucho trabajo. Y así es como llego a Barcelona con 12 años.

A los 14 años empiezo a trabajar en una empresa de ascensores. Se llamaba SEIFERT Y BIENZOBAS y allí es donde aprendí el oficio de la mano de un buen Encargado, el Sr. Aguilar. En esa época todo iba muy lento en el crecimiento profesional, pero cuando llevaba 1 año y medio estaba como ayudante de un operario montando 2 ascensores en la Calle Reina Victoria de Barcelona y este se puso enfermo. Le pedí al Sr. Aguilar que me dejara terminarlos y como confiaba en mi tuve la oportunidad. A partir de ahí me enviaba a todos los proyectos complicados que se vendían, por ejemplo, con 16 años me envió a montar a Mallorca sólo. Trabajaba 10 horas al día de lunes a domingo para ganar más dinero. Y obviamente aprendí muy rápido. Se me daba bien, me gustaba y me trataban bien.

SEIFERT Y BIENZOBAS fue adquirida a finales de los ‘70 por la Compañía Internacional de Elevadores (Elinter) y posteriormente por Zardoya, empresa del País Vasco que años más tarde fue adquirida por Otis.

PB

En aquellos tiempos había mucho trabajo. Recuerdo que nos enviaron al barrio de la mina a montar 130 ascensores, de los que nuestro equipo de 3 técnicos montamos unos 70. Cada semana finalizábamos 2 unidades. Un sueldo de un oficial de primera era de 4.000 pesetas al mes (24€!!, para los jóvenes) y yo ganaba 30.000 o 60.000 pesetas mensuales (180€-260€) gracias a los destajos.

En España teníamos la dictadura de Franco y era obligatorio el servicio militar, donde pasabas 1 año de instrucción que te desconectaba de tu vida.

Al volver del servicio militar 2 acontecimientos marcarán el resto de mi vida: me caso con mi mujer Rosa Mari que me acompaña toda la vida y fundo la empresa junto con 3 técnicos, 1 ingeniero y mi mujer. Era 1973 y yo tenía 24 años. Estaba muy agradecido a las personas que me habían enseñado el oficio y me había permitido prosperar. Como el nombre de la empresa desapareció con la fusión, decidimos en forma de homenaje ponerle el nombre de Eninter, cambiando la n por la l porqué nos sonaba mejor. Estábamos en un local de 40 metros en Cornellá de Llobregat, en la periferia de Barcelona. Nuestro trabajo era de montadores autónomos para diferentes clientes, entre los que destacaba Boetticher y Navarro, que posteriormente fue absorbida por la multinacional alemana Thyssenkrupp.

La experiencia de socios duró poco, y al cabo de 1 año compré por 750.000 pesetas la participación de los otros socios y me quedé con mi mujer como propietarios de la empresa. En esa época no se le daba ninguna importancia al contrato de mantenimiento. Todo era instalar nuevos equipos. Vi una oportunidad en el negocio del mantenimiento, pues era muy seguro y sería para siempre. Así que me lancé a por ello. Mi horario era de 6 de la mañana a 14 montando ascensores, por la tarde me dedicaba al mantenimiento y a partir de las 20 me iba a vender a puerta fría.

En 1976 compramos la primera empresa. Ascensores Gema con 50 ascensores en mantenimiento. Hoy en día ya llevamos más de 60 adquisiciones.

En 1983 ya conservábamos 500 ascensores en Barcelona, y recibimos la única oferta de compra que hemos tenido por la empresa. Fue de la multinacional finlandesa Kone. En la oscuridad de la noche en la habitación, mi mujer y yo escribimos en un papel la decisión: SI o No.

Ya sabéis la respuesta.

Ahora mis hijos y un buen grupo de personas dirigen la empresa con mi asesoramiento y experiencia. Para mi mujer y para mí, la empresa forma parte de nuestra alma.

Hasta aquí hemos llegado... de momento.

Firma Dámaso Martinez: Fundador Eninter

Nuestra web utiliza cookies de terceros para gestionar el portal, recabar información sobre la utilización del mismo, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de su navegación.