¿Dónde colocarse dentro de un ascensor?


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
¿Dónde colocarse dentro de un ascensor?

Seguramente has leído artículos que hablan de las investigaciones que se llevan a cabo en el mundo para descubrir costumbres o patrones de comportamiento de las personas en determinados lugares o situaciones. Y es que las investigaciones y estadísticas forman parte del mundo moderno en el que nos toca vivir, donde la información es tan importante que se ocupa de casi todo lo que nos rodea. Entre estos estudios resulta curioso e interesante el de colocarse dentro de un ascensor. ¿Dónde nos ubicamos al entrar en la cabina del ascensor? ¿Qué es lo que hacemos?

Conductas a la hora de colocarse dentro de un ascensor

Navegando por internet es posible encontrar una investigación realizada hace un par de años atrás por una estudiante de la Universidad de Finlandia llamado Rebekah Rousi, una joven que se interesó especialmente en saber qué hacemos en los ascensores. Sí, como lo estás leyendo, esta joven estudiante estaba cursando en 2013 su doctorado en la Universidad de Finlandia, y decidió hacer una investigación que apuntó tanto a hombres y mujeres y los patrones que seguían al subir a un ascensor.

Para realizar este estudio Rousi aprovechó una estancia relativamente prolongada en la localidad de Adelaida, Australia y trabajó haciendo encuestas y observaciones en diferentes ascensores situados en los principales edificios de esta ciudad. Rousi descubrió que, por ejemplo, existe un “orden social muy claro en la forma en que las personas se sitúan dentro de la cabina del ascensor y también el modo en que interactúan con otras personas, pero también con los monitores y espejos.

Situación y mirada en el ascensor

Presta atención a lo que descubrió Rousi durante su estudio:

  • Los hombres mayores tienen una mayor tendencia a dirigirse al fondo de la cabina del ascensor, mientras que los hombres más jóvenes lo hacen delante de ellos y a continuación las mujeres, sin tener en cuenta la edad.
  • En cuanto a qué observan las personas que suben a un ascensor, la diferencia es llamativa, pues los hombres suelen mirar las pantallas y mirarse en los espejos, en tanto que las mujeres miran las pantallas pero evitan el contacto visual con las otras personas que se encuentran en la cabina.
  • Las mujeres solo utilizan los espejos cuando en el ascensor viajan con otras mujeres o cuando están solas en la cabina.

La “relación de poder” en el ascensor

De estas observaciones, la investigadora pudo también hacer algunas especulaciones con respecto a una “relación de poder”, ya que los hombres mayores especulan y se colocan en una especie de situación privilegiada desde la que pueden observar a todos los demás usuarios del ascensor. Los hombres más jóvenes, en cambio, prefieren la zona intermedia de la cabina ya que no especulan con la observación y las mujeres prefieren el lugar donde no tienen que cruzar su mirada con nadie.

Una explicación un poco simple, diría que las personas más tímidas se colocan en un lugar que no permita que los demás usuarios del ascensor las perciban, en tanto que aquellos más atrevidos se colocan en el fondo de la cabina, un lugar desde donde pueden ver perfectamente a los demás.

Esta investigación no es la primera que se realiza con la finalidad de analizar lo que podríamos denominar como la “psicología en los ascensores”. Según el investigador Darío Maestripieri, perteneciente a la Universidad de Chicago, llegó a la conclusión de que mirar al techo en los ascensores se debe a que es una forma de evitar la mirada de los otros y como algo natural de la esencia humana no se dan así señales hostiles.

Ya en 1950 se había realizado un experimento para conocer el comportamiento de un grupo de personas en un ascensor y pudo demostrarse que las personas son capaces de cambiar sus propias respuestas en función de la actitud de los otros. Por lo general cuando se está en un espacio pequeño como estas cabinas la tendencia es siempre seguir el comportamiento del grupo y dejar de lado las costumbres individuales. ¿Curioso todo lo que conlleva colocarse dentro de un ascensor, no crees?

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *