Historia de las puertas automáticas


 Dale a Me Gusta y accede a todo el contenido
Historia de las puertas automáticas

Las puertas automáticas, esos aparatos que tantos favores hacen a lo largo del día, tienen una historia bastante curiosa y no tan reciente como pudiéramos pensar. Desde su creación, han sido sistemas que permiten abrir una puerta sin la necesidad de que la mano humana tenga que intervenir directamente con esfuerzo. En la actualidad hay muchos tipos de accionamientos (interruptores, mandos, sensores), aunque la mayoría de ellos los suelen proporcionar alguna persona.

¿Quién inventó la primera puerta automática?

Antes, ante la inexistencia de sistemas eléctricos, la fuente de energía que se usaba para mover las puertas automáticas era el vapor de agua. De esta manera se ejercía una presión lo suficientemente grande como para desplazar la puerta utilizando un sistema de poleas y transmisiones. Según la historia, la primera puerta automática se fabricó en el siglo I d.C., siendo Herón de Alejandría su único artífice. Este famoso ingeniero greco-egipcio del siglo I dejó para la humanidad un buen número de inventos que han perdurado hasta día de hoy.

heron alejandria

Las puertas automáticas de motor eléctrico

No fue hasta el siglo XIX, con la aparición del motor eléctrico, que la técnica usada se perfeccionó de buena forma. En la década de 1920 la empresa Overhead Door Corporation construía la primera puerta automática de garaje ascendente.

Los tipos de puertas automáticas

Las siguientes décadas fueron revolucionarias: se consiguió fabricar puertas abatibles, correderas, seccionables y, por último, en 1960, se llegaba a las basculantes. Veinte años después se daba la bienvenida a las puerta ascendentes por secciones a cuadros con imitación de manera. Además, en los años noventa ya se fabricaban artesanalmente puertas con bastidores de acero, forradas con aluminio, cerradas, abiertas, etc.

El uso de nuevos materiales

Especial atención también a la década del 2000, cuando los bastidores de los portones comenzaron a fabricarse de aluminio, consiguiendo una calidad mejor a la que había. En 2010 también se conseguía estandarizar la fabricación, haciendo gran parte de la misma automática. Ya no era necesario quebrarse tanto la cabeza: muchas partes del trabajo la hacían las propias máquinas.

La historia de las puertas automáticas tiene más de 2000 años, pero la verdad es que en todo ese tiempo ha habido que hacer grandes esfuerzos para poder conseguir avances. En cualquier caso, será durante los próximos años cuando se podrán ver las novedades más llamativas, sobre todo porque todo se puede construir de una manera mucho más sencilla, haciendo grandes avances en poco tiempo.

En cualquier caso, mejorar el parque existente de puertas automáticas no es algo complicado. Se trata de aplicar los criterios de seguridad de la normativa vigente.

Compartir

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *